¿Quiénes somos?

¿Quiénes somos?

El Vamos Construyendo es una organización política de la Chile, que articula en torno a un proyecto común el trabajo de compañeros, compañeras y distintas organizaciones sociales y políticas en toda la universidad bajo una necesidad común: la de conquistar de una sociedad donde las condiciones de vida digna y desarrollo íntegro de todos y todas constituyan principios irrenunciables, donde no exista la explotación, la dominación ni la desigualdad. Bajo esta mirada, vemos la revolución como la única alternativa posible para que el pueblo logre transformar radicalmente la sociedad de acuerdo a sus urgencias e intereses, rompiendo con las bases del modelo de producción actual.

Desde nuestra posición de estudiantes, nos entendemos como parte del pueblo, y vemos la necesidad de ganar también este espacio para el proyecto popular, esto es, de transformar la universidad. Para nosotros el movimiento estudiantil debe hacerse parte del movimiento popular.

En el periodo actual, cuando como pueblo nos encontramos en condiciones desfavorables en cuanto a organización, pero sobre todo cuando el modelo ha logrado calar hondo y convencernos de que no hay alternativa posible, es cuando más asumimos la necesidad de generar condiciones que nos permitan ser una fuerza real. En el campo estudiantil, vemos la necesidad de golpear la mesa, planteando transformaciones que ataquen las bases del modelo y con formas de movilización que nos permitan romper con este. Pero para eso no basta con vivir coyuntura tras coyuntura, o con articular lo ya existente: por lo mismo, levantamos como elemento central de nuestro proyecto la construcción cotidiana, pues para hacer la revolución vemos la necesidad de transformar las lógicas instaladas en nuestros espacios, y orientarlas hacia un sentido favorable a la lucha revolucionaria, haciendo de la organización permanente un producto concreto y firme.

Entendemos también que el periodo social y político del Chile posdictadura es desfavorable para el pueblo, dado que al mismo tiempo que se profundizan y sofistican los mecanismos de exclusión material para la mayoría en función de sustentar la ganancia de unos pocos, existe un amplio dominio ideológico que el bloque hegemónico ejerce sobre el pueblo. Así, al mismo tiempo que se niegan y pauperizan las condiciones de vida, trabajo y estudio para el pueblo, excluyéndolo de los frutos de su propio trabajo, se les incluye ideológicamente a través de valores como la apatía y el individualismo, y por medio de prácticas como el endeudamiento y el consumismo.

En paralelo, vemos que el campo de la izquierda revolucionaria en Chile se encuentra vacío, es decir, no existe hoy una alternativa política que permita fortalecer la organización y represente los intereses del pueblo y su proyecto de sociedad. Vemos una creciente y discontinua explosión de focos de malestar y descontento, así como experiencias desarticuladas de organización popular, que no han logrado cohesionarse en torno a un proyecto común con mirada global.

En este escenario, entendemos que la principal tarea que la izquierda revolucionaria debe asumir, es la construcción de una fuerza popular en los diferentes sectores y territorios de nuestra sociedad, fuerza que sea capaz de construir y disputar un proyecto revolucionario. Sabemos que no es una tarea fácil, ni mucho menos inmediata, porque la posición de desarticulación y desventaja del movimiento popular es muy profunda, es organizativa, política e ideológica. Pero entendemos que si es necesario, es posible, y para que sea posible hay que asumirlo con seriedad analítica, consecuencia política y fortaleza valórica.

De esta forma, asumimos la tarea primera y prioritaria de levantar y fortalecer la organización que nos permita construir nuestras conciencias, identificando aquello con lo que queremos romper y aquello que queremos construir. Es por esto que como Vamos Construyendo hemos apostado a la territorialidad como forma de trabajo, es decir, buscamos ser sujetos que potencien la organización y lucha política en todos los espacios donde nos desenvolvemos cotidianamente, que en nuestra condición como estudiantes son principalmente los espacios de la universidad.

Así, no sólo entendemos que en la universidad está el pueblo y que desde esta condición debemos organizarnos por un proyecto mayor, sino que además, la universidad en sí misma es un espacio que debe ser y es posible transformar en el marco de la lucha nacional por un sistema de educación distinto, que ponga sus manos, herramientas y conocimientos al servicio de las necesidades e intereses del pueblo y sus luchas.

En la misma línea, vemos la necesidad de que la federación esté al servicio de los estudiantes y de un proyecto de transformación radical de la sociedad. Por lo mismo apuntamos a cambiar su lógica, no sólo en su conducción sino también buscando que esta sea un instrumento de trabajo que fortalezca y potencie la construcción revolucionaria en todos los rincones de la Chile. Para nosotros la federación debe apostar a desarrollar y articular los procesos que viven los diferentes espacios (carreras, facultades, campus) y no a reemplazarlos artificialmente por arriba a partir de las fuerzas políticas que los componen.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *