José Carlos Mariátegui, un Marxismo sin Calco ni Copias

José Carlos Mariátegui, un Marxismo sin Calco ni Copias

José Carlos Mariátegui nació en 1894, un 14 de Junio como hoy. En el día de su natalicio, como Plataforma Colectiva nos gustaría rescatar sus ideas, las cuales constituyen fuertes pilares del marxismo latinoamericano de la primera mitad del siglo XX, ese que comenzaba a reflexionar sobre la injusta realidad de nuestros países dependientes y sostenedores de las potencias capitalistas mundiales.

El nombre de Mariátegui nos suena a críticas de eurocentrismo o de populismo nacional, lo cierto es que éste periodista y escritor de oficio fue uno de los primeros en realizar un análisis profundo y concienzudo sobre la realidad de su país, Perú, desde su composición económica, social y cultural, desentrañando y develando las relaciones de opresión y dominación existentes tanto en la realidad nacional interna, como externa mundial.

Con su formación marxista, no sólo debatió ideas que posponían la tarea del proletariado de luchar por una revolución socialista mundial, propugnando la necesidad de aliarse con las burguesías nacionales, o la idea del gradualismo o etapismo, según la cual la lucha de todos los oprimidos debía esperar a que la producción económica del país y continente pasara a ser capitalista, sino que también en la práctica fue un militante activo, que formó sindicatos, periódicos y revistas, y el Partido Socialista en 1928.

Para terminar dejamos esta cita que refleja una de sus ideas más potentes y que dejaron legado en los futuros movimiento populares del Continente, que se decidieron a hacer frente a la dominación de unos pocos.

“No queremos, ciertamente, que el socialismo sea en América calco y copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, a socialismo indoamericano. He aquí una misión digna de una generación nueva.

En Europa, la degeneración parlamentaria y reformista del socialismo ha impuesto, después de la guerra, designaciones específicas. En los pueblos donde ese fenómeno no se ha producido, porque el socialismo aparece recién en su proceso histórico, la vieja y grande palabra conserva intacta su grandeza. La guardará también en la historia, mañana, cuando las necesidades contingentes y convencionales de demarcación que hoy distinguen prácticas y métodos hayan desaparecido. Capitalismo o Socialismo. Este es el problema de nuestra época”.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *